10 preguntas sobre la caries

//10 preguntas sobre la caries

Los dientes son la única parte del cuerpo humano que no se regeneran por sí mismos; por eso la detección precoz de las caries es fundamental para evitar males mayores.

1. ¿Qué es la caries y qué la causa?

La caries dental es una infección del diente, producida por una serie de microorganismos que viven en nuestra boca. Es la enfermedad crónica infantil más común.
Al comer, los azúcares ingeridos que se han quedado en la boca se metabolizan y producen unos ácidos que hacen que el ph intraoral descienda. Esta acidificación del medio intraoral provoca una desmineralización del esmalte (la capa externa del diente), por lo que la estructura dental se ve atacada.

2. ¿A partir de cuándo puede aparecer?

La caries de la primera infancia o “caries del biberón” puede producirse desde el mismo instante en que aparecen los primeros dientes en la boca. Por ello es conveniente empezar la limpieza de los dientes con una pequeña gasa húmeda.

Cuanto más se tarde en iniciar los procesos de higiene dental en el niño, más probabilidades tendrá de presentar caries.

La Sociedad Española de Odontopediatría (S.E.O.P) recomienda que la primera visita al dentista se realice al primer año de vida.

3. ¿Por qué se produce?

Se produce principalmente por la confluencia de los siguientes factores:

  • Las bacterias que producen ácido
  • Los dientes susceptibles
  • Los hidratos de carbono fermentados
  • El tiempo (la frecuencia con que los dientes están expuestos a los ácidos derivados del azúcar).
  • La calidad de la higiene oral

También es cierto que existe un mayor riesgo a padecer caries dental debido a efectos indirectos del embarazo:

  • Descuido en los hábitos de higiene oral
  • Aumento en la ingesta de alimentos azucarados
  • Aparición de nauseas y vómitos que debilitarían el esmalte dental (sobre todo durante las primeras 15 semanas).
  • Modificación en la composición de la saliva

4. ¿Cómo se reconoce?

La caries la ha de diagnosticar el dentista y, en el caso de los niños, el especialista en odontopediatría mediante las revisiones periódicas que han de tener lugar cada seis meses.

Si son los padres los que la observan, ya suele ser tarde porque la cavitación ya ha iniciado y se ha perdido tiempo.

La primera señal es un cambio de color en el diente que se vuelve blanquecino y sin brillo. En una fase más avanzada, se observa un borde amarillo, marrón o negro. En la fase más avanzada aparece el socavón del esmalte, que se acaba rompiendo.

5. ¿Duele?

Cuando solo afecta al esmalte, no produce dolor. Sin embargo si la lesión se extiende, afectará al tejido interior del diente y, en estos casos, la ingesta de dulces y bebidas frías o calientes produce dolor. Si la infección pasa a los tejidos blandos del interior del diente (nervio), se forma pus y aparece el flemón.

6. ¿Qué hábitos la provocan?

El principal amigo de la caries es la falta de una higiene correcta. Las chuches, los caramelos, los refrescos y bebidas azucaradas, incluso el pan, la bollería y la pasta, que cuando se metabolizan se convierten en azúcares y producen ácido, hacen que el medio sea potencialmente peligroso.

Por lo tanto la dieta debe ser variada, huyendo de los abusos y de las comidas monotema (niños que solo comen macarrones o pizza, por ejemplo). La fruta es ,muy buena porque tiene fibra, que actúa limpiando.

7. ¿Es contagiosa?

No tiene que ver que los adultos tengan caries o no, simplemente el intercambio de saliva puede transferir los gérmenes a la boca del niño. La principal recomendación es limpiar bien los chupetes y tetinas con agua, nunca con la boca y prescindir de los besos en la boca de padres a hijos.

8. ¿Cómo se tratan las caries en los niños?

El tratamiento podrá ser diferente dependiendo de si se trata de dentición primaria (dientes de leche) o permanente.

9. ¿Puede afectar al diente definitivo?

Cualquier infección del diente temporal que progrese por la raíz creará una bolsa de pus que afectará al diente permanente. A veces los dientes definitivos salen con lesiones, manchas o malformaciones debidas a la infección que tuvo el diente de leche en su día y no se trató de forma adecuada.

Es un gran error pensar que, dado que algún día se caerán los dientes de leche, no hay que preocuparse demasiado por su cuidado.

Hay que llevar a los niños al especialista en odontopediatría cada 6 meses para que les revisen los dientes y poder prevenir las posibles enfermedades que pudieran tener en sus bocas.

10. ¿Qué medidas de prevención son aconsejables?

Hasta el primer año de edad, basta limpiar los dientes con una pequeña gasa humedecida. A partir de los dos años se introduce el cepillo de dientes, de cabezal pequeño y cerdas suaves. Los padres tienen la labor de enseñar al pequeño a lavarse los dientes, pasándole el cepillo con suavidad, después de cada comida. La cantidad de pasta debe ser el equivalente a una lenteja.
La principal medida de prevención es la higiene diaria.
La aplicación de flúor, bajo control del odontopediatra, es uno de los remedios más eficaces para luchar contra la caries. El esmalte se puede reforzar y remineralizar mediante la aplicación de flúor. Según la OMS, reduce la incidencia de caries hasta en un 50%.
2017-11-14T11:26:52+00:00

Deja un comentario