Apnea obstructiva del sueño

//Apnea obstructiva del sueño

En las últimas décadas tanto médicos como dentistas se han dado cuenta de las repercusiones causadas por los desórdenes respiratorios del sueño.

Además de tener un impacto negativo en el estado de ánimo, los niveles de energía, la capacidad de regular el estrés, los problemas de conducta y el bienestar emocional, los trastornos graves del sueño, como la apnea obstructiva del sueño, se han asociado con causas de acortamiento de la vida, como enfermedades cardíacas, infartos o ictus.

SAOS (apnea obstructiva del sueño) se produce de forma característica cuando el flujo de aire a través de la nariz o la boca se obstruye durante el sueño. Si bien esta obstrucción al flujo de aire suele ser causada por la relajación y un tono muscular deficiente alrededor de la garganta y las mandíbulas, existen muchas causas subyacentes. Las más comunes son la respiración oral crónica, una dieta no balanceada, la obesidad y un desarrollo deficiente de las mandíbulas. Además, la ortodoncia con extracciones, en algunos casos, puede agravar problemas respiratorios.

Tradicionalmente, el tratamiento para la apnea obstructiva del sueño, ha implicado el uso de un dispositivo de presión de aire continuo (CPAP). Sin embargo, las molestias causadas por la voluminosa máquina de CPAP y la incomodidad causada por la máscara a menudo desalientan a los pacientes a usar su máquina. Como resultado, ahora se considera que el tratamiento con dispositivos intraorales es la manera más conveniente de aliviar estos problemas.

La respiración bucal es anormal y es una de las causas de los problemas de los desórdenes respiratorios del sueño (SDB, Sleep Disordered Breathing). Si un niño respira por la boca, las mandíbulas no se desarrollarán hacia adelante correctamente. Los adultos que tienen SDB usualmente tienen mandíbulas subdesarrolladas, lo que causa que la lengua y la mandíbula inferior restrinjan las vías respiratorias. Por lo tanto, es importante volver a aprender a respirar correctamente, a través de la nariz, en todo momento para que la mandíbula inferior y la lengua se mantengan hacia adelante y las vías respiratorias se mantengan abiertas.

Consulte a su especialista si cree que padece de SAOS o presenta algunos de los signos y/o síntomas anteriormente mencionados, él/ella sabrá cómo ayudarle con un tratamiento adecuado a su necesidad.

2018-04-02T15:14:56+00:00

Deja un comentario